Cada vez más personas optan por la cosmética natural y lejos de ser una moda pasajera estamos ante una evolución imparable y sin retorno.

Muchos cosméticos artificiales generan sustancias tóxicas en contacto con nuestra piel que pueden convertirlos, por ejemplo, en disruptores endocrinos, es decir, sustancias que alteran nuestro equilibrio hormonal.

Cuando das el salto desde una cosmética convencional llena de sustancias químicas, derivados del petróleo, etc… es porque has tomado conciencia de que tu cuerpo tiene memoria y necesita que lo cuides e hidrates con productos elaborados con sustancias naturales que no sean perjudiciales para tu salud. A menudo caemos en el dilema de querer encontrar la mejor marca o producto de cosmética natural, con la mejor y más adecuada composición para nuestra piel y ahí es donde empieza el gran dilema. No es fácil distinguir un cosmético natural, hay tantos ingredientes (naturales y artificiales) que en ocasiones cuesta distinguir entre ambos.

Un cosmético natural se ha elaborado a partir de productos naturales como aceites esenciales de vegetales, cera de abejas, arcillas, aquellos que se extraen de materias naturales, como el ácido cítrico de las naranjas o los limones. Deben elaborarse respetando la naturaleza y los ingredientes no deben estar genéticamente modificados.

Para los que se inician en la cosmética natural uno de los aspectos que en principio les echa para atrás es el precio. Aunque el precio de los productos certificados como ecológicos o Bio suele ser mayor que el convencional su composición y beneficios para tu piel y por ello tu salud lo compensan ampliamente.

¿Si un producto lleva un sello de cosmética natural es mejor que otro que no lo tiene? Pues no, no siempre llevar un sello implica que tenga una mejor composición que otro que no lo tenga, simplemente que la marca ha pagado a un sello oficial para que certifique que su producto es realmente natural pero este terreno nos daría para otro post…

 

¿Cuáles son los beneficios de la cosmética natural para tu piel?

Se adaptan a todo tipo de pieles, ya sean sensibles e, incluso, a las alérgicas (especial cuidado deben tener aquellas personas con alergia a algunas sustancias naturales que puedan contener).

Sea cual sea tu tipo de piel o cabello se adaptan mejor. Es por ese motivo que hay menos cosméticos naturales diseñados para tipos de piel o problemas específicos (piel joven, madura, piel seca, piel con acné, cabello seco o graso…). Aunque cueste creerlo, un solo producto puede adecuarse a diferentes características.

Son más delicados, mucho menos agresivos que la mayoría de los productos convencionales. Cuidan, hidratan, regeneran y protegen tu piel de un modo respetuoso.

Con los cosméticos naturales consigues simplificar tu rutina: un solo producto suele ser válido para muchos problemas de piel, podrás utilizarlo durante todo el año e independientemente de los cambios que experimente tu piel con el clima, agresiones externas, etc.

En Aromara tenemos muchas marcas y productos que podríamos mencionar pero para muestra un botón así que hoy queremos hablaros de Gaura y uno de sus productos. Gaura es una marca vegan, es cruelty free, es Zero Waste y es eco-responsable.

El champú sólido shikakai de Gaura es un producto Zero Waste que nos ha enamorado. Tiene una composición vegana y es ideal tanto para cabellos grasos como con caspa. Sin duda el TOP VENTAS de Aromara en productos Zero Waste.

 

No causan efectos secundarios como sequedad, irritación o enrojecimiento que a menudo aparecen si usas cosméticos artificiales.

Son mejores a largo plazo. Muchas sustancias artificiales, como los sulfatos, el aluminio, los parabenos o derivados del petróleo nos dan una falsa sensación de hidratación en la piel o el cabello, pero lo que hacen realmente es crear una película sobre la epidermis o el cabello que impide que el organismo la hidrate por medios naturales. Así se consigue una dependencia a largo plazo del producto para conseguir el mismo efecto.

Los cosméticos naturales no bloquean esta barrera natural y ya que sus ingredientes son más efectivos necesitarás menos cantidad de un cosmético ecológico para lograr el mismo beneficio. Teniendo esto en cuenta la diferencia de precio compensa en lo económico y por supuesto en los beneficios que nos aporta.