Apuesta por la cosmética natural para cuidar y mimar a los más pequeños

La piel de los bebés es especialmente delicada y por ello, debemos tener un cuidado especial con los productos que utilizamos en nuestros pequeños. Es importante escoger productos de hidratación que, además de cumplir su función de hidratación, nutran la piel en profundidad con nutrientes que la cuiden a largo plazo.

Para ello, apuesta por la cosmética natural, que está formulada con ingredientes que son mucho mejor aceptados por nuestro organismo: sin ingredientes tóxicos y amables con la dermis. Hoy vamos a hacer una introducción de tres de nuestros ingredientes favoritos para utilizar en la piel de bebés (y mamás y papás🤞🏼)

Aloe Vera: las pencas del aloe contienen en su interior un gel con innumerables beneficios, entre los que encontramos propiedades cicatrizantes y curativas. Los bebés, por su delicada piel, suelen tender a irritaciones. El aloe puede ayudar a prevenir y curar su piel, así como aliviar su molestia. Además, ¡es un importante potenciado de la regeneración celular! La mejor opción para añadir aloe vera a la rutina de higiene de tu bebé es utilizar un gel puro después de la ducha, para regular el equilibrio de su piel.

 

 

 

  • Rosa Mosqueta:  la rosa mosqueta proviene del aceite que se extrae de procesar la semilla de esta planta. Su aceite puro contiene altos niveles de vitaminas A, E, y C, convirtiéndolo en un ingrediente cosmético muy valioso por su poder antioxidante. Al aplicarlo a la piel de tu bebé, la hidrata y crea una barrera que evita la deshidratación. Además, repara la zona del pañal, que suele irritarse, y la de la carita, que con su saliva suele tender a secarse.  

 

  • Caléndula: los beneficios de la caléndula se asocian a sus propiedades curativas y protectoras, lo que significa que será muy beneficioso aplicarlo en la piel de nuestros bebés desde que nacen en sus zonas más sensibles: como las ingles, las rodillas y codos, y debajo de la barbilla. Así, podemos proteger su piel de infecciones mientras buscamos la hidratación. ¿Lo mejor? La caléndula tiene propiedades calmantes, que será perfecto para la delicada piel de nuestros pequeños, especialmente si tienen piel sensible o atópica.

Piel de bebé, suave y protegida

Realizar un pequeño masaje con cosméticos que contengan estos ingredientes puede ayudar a mejorar varios aspectos de la vida de los más pequeños, como su descanso. Después del baño, puedes tomarte un tiempo para masajear su piel con estos productos, calentándolos previamente un poco en tus manos y aplicándolo con movimientos circulares. Notarás unos resultados muy positivos ¡y disfrutarás mucho del momento!